Amor astral

- Por Mi
 
astrologia gratis Amor astral  
 
Inicio  
Presentacion  
Horoscopos  
Tarot  
Astrologia  
Conceptos  
Simbologia  
Hora nacimiento  
Zodiaco  
Carta astral  
Oriente Occidente  
Astrologos ocultistas  
Amor astral  
Signos zodiaco  
Fenomenos paranormales  
Articulos noticias  
Contactar  
   
Publicidad  
 
Si deseas encontrar algo en internet, aqui te ayudamos

Búsqueda personalizada

Amor

Más allá del amor, del polvo de los desiertos y el limo de los mares, el hilo de oro de la tradición jamás perdido y jamás desdeñado por completo une a los hombres de hoy con los tiempos que desaparecieron. En la hora actual termina un período de amplitud prodigiosa y llegamos a esta edad de hierro, a su final, o dicho de otro modo al final de los tiempos, al fin del Manvatara.
Otra era despuntará para conquistar el amor astral, pero sólo después del final de esta edad de hierro, del mismo modo que un hombre no puede renacer a una nueva vida sino después de la muerte. Este prodigioso drama histórico, que supera todas las tragedias posibles, no puede ser abordado sino a la luz de la tradición.
Por primera vez, nosotros intentaremos ahora revelar sus caracteres, los cuales no pueden ser otros que los trazados desde toda la eternidad en la bóveda del templo, o sea en el lenguaje luminoso de los astros. La cuestión que nos proponemos plantear es la siguiente: este fin de los tiempos se acelera cada vez más, ya que toda manifestación, o sea todo descenso del espíritu a la materia, está condenado a distanciarse del principio primero y del centro de todo conocimiento y de todo poder, de Dios.
Este alejamiento es el símbolo mismo de la caída cósmica y de la regeneración. El signo de Cáncer, el de la Luna, del cual hemos dicho anteriormente que se encontraba en posición privilegiada, en el mediodía, en el cénit (cuando su puesto normal es el de medianoche, en el nadir) nos da las fechas en cuestión., Cuando el hombre puso el pie en la Luna, los tiempos de que hablamos se acercaron, dejaron de hacer una vaga e hipotética amenaza para los siglos venideros. Este signo representa además otras muchas cosas que iremos analizando más adelante. No obstante, hemos de añadir que el día de la conquista de la Luna, y para respetar esta emergencia Libra Cáncer, los luceros, es decir, el Sol y la Luna, se hallaban uno en Cáncer (el Sol) y el otro en Libra (la Luna). Tales eran, en efecto, las posiciones astrales del 21 de julio de 1969, en el instante preciso en que se efectuó el primer paseo sobre la Luna.
Amor astral
El amor encierra un signo, un testimonio y una profecía. Toda sociedad se funda en un acuerdo mutuo de amor entre sus miembros y da origen a un reparto de las tareas. Este repar to implica, a su vez, una jerarquía. El hecho de que se niegue la jerarquía, sea en el ámbito local, sea globalmente, como sucede actualmente en el mundo occidental, manifiesta, pues, un desacuerdo, en lugar de un acuerdo.
Existe un lazo sutil entre el cielo y la tierra, entre el amor y el odio, entre las grandes leyes naturales y el hombre. Nuestra civilización es la primera que se ha librado de ese lazo. No sólo estima que al hombre le es lícito pasarse sin este acuerdo, sino que juzga necesario abolido.
De la estabilidad se ha pasado a la revuelta. De la adoración, a la revolución. La historia de esta lucha, de este antagonismo entre el hombre y la naturaleza que lo rodea, constituye los tiempos modernos. Por esencia, la idea de Dios es una idea unitaria. En consecuencia toda autoridad humana no podía ser masque una delegación de la autoridad divina. El día que se disputó esta idea se arruinó la idea misma de unidad. De aquel instante datan los tiempos modernos. La autoridad, fija e intransferible, no podía transmitirse sino por una consagración. Ser consagrado significaba ser escogido. Así pues, lo consagrado no es más que algo que ha sido preparado para una misión determinada, frecuentemente de manera oculta. Esta autoridad tenía un símbolo: el Sol, que no recibe la luz más que de sí mismo. En la civilización moderna sucede al revés, la autoridad sólo procede del pueblo. Mientras en otro tiempo era invariable se convierte ahora en variable. Tales son el caso de muchísimas naciones democráticas, cuyo poder se ve directamente influenciado por el pueblo, que es en definitiva quien calibra el poder a quien se somete. Hoy la representa simbólicamente, y no es precisamente por azar, la Luna, imagen, según la tradición, de todo lo que varía, todo lo que cambia, todo lo que es satélite de algo, todo lo que es eclipse, error o espejismo. Esta civilización se construyó a partir del amor y de la idea de unidad, dado que la Tierra es la imagen del Cielo.
 
Amor
Desde entonces, y situándose como se sitúa en el polo opuesto, la civilización moderna no podía crecer sino a partir de la idea de multiplicidad. Si la unidad presupone la responsabilidad, la multiplicidad no acarrea más que irresponsabilidad. Antiguamente, la consagración daba el poder y las responsabilidades a uno solo. La consagración moderna, con la papeleta electoral, sólo concede una fracción de ese mismo poder, junto con la irresponsabilidad. ¿Por qué ese poder pasajero? Sencillamente, porque el poder que emana de todos no es más que un equilibrio inestable, puesto a discusión incesantemente, entre la voluntad del jefe, quien, por definición, ve más lejos que sus mandatarios, y los deseos contradictorios de la masa.
Al decir masa, nos referimos tanto a las ideas izquierdistas, derechistas, centristas e incluso anarquistas. Así pues, la imagen de la Luna que lo simboliza, el poder no puede ser más que una fase que da origen a otra fase, y así sucesiva y continuamente.

Web interesantes
.
Anuncios

• Portal Ciencias Ocultas alojado en JVS-Networks y mantenimiento JVS
Si deseas enviarme algun articulo, puedes escribir un coreo . correo ciencia
.
.