Astrologos

- Por Mi
 
astrologia gratis Astrologos ocultistas  
 
Inicio  
Presentacion  
Horoscopos  
Tarot  
Astrologia  
Conceptos  
Simbologia  
Hora nacimiento  
Zodiaco  
Carta astral  
Oriente Occidente  
Astrologos ocultistas  
Amor astral  
Signos zodiaco  
Fenomenos paranormales  
Articulos noticias  
Contactar  
   
Publicidad  
 
Si deseas encontrar algo en internet, aqui te ayudamos

Búsqueda personalizada

Astrologos ocultistas

Para aquellos astrólogos, lo mismo que para el ocultista actual, lo que está arriba es como lo que está abajo y lo que está abajo es como lo que está arriba, aspiración y espiración, que forman el ciclo respiratorio del hombre, quien pide prestada su energía al mundo que le rodea, al Cosmos. Un formidable contrapunto une así los dos elementos de una cadena, o para ser más exactos, dos infinitos: el alfa y el omega, cuya síntesis es el signo mismo de la vida:
foto pagina 22
La vida permite que el átomo pueda ser divisado por los ojos humanos, que la estrella pueda ser vista, que el hombre viva, que la luz sea como es, el lenguaje y el signo de la acción divina. El ciclo humano participa de lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño, toma algo de aquello y de esto. Las mismas fuerzas que actúan sobre lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño (peso, electricidad, fuerzas magnéticas, creación, destrucción, renacimiento) actúan también sobre él.
   
Astrologos ocultistas
En el universo no hay nada que posea una vida totalmente independiente de los otros componentes del Cosmos; todo actúa sobre todo. Algunos lo han visto, y lo han reflexionado. Por ejemplo, el famoso emperador Napoleón Bonaparte, el cual le confió a un subordinado y familiar suyo lo siguiente: "El viento que sopla hoy hará correr, dentro de cien años, un navio sobre las costas de China.
Nada está aislado." La suma de los desequilibrios parciales forma el equilibrio final. Bajo esta perspectiva, ninguna acción procede del azar. Todo está trabado y ningún átomo es verdadera y absolutamente libre.
Todo cuanto el entendimiento humano puede captar de este camino que desemboca en el infinito y conduce a la eternidad, por ejemplo, la perfecta regularidad de la mecánica celeste, permite aprehender el equilibrio extraordinario del universo, donde, lo mismo que en una cadena de aminoácidos, la unidad da origen a miles de millones de combinaciones, miles de millones de formas de vida.
A este respecto, encontramos ridiculas las opiniones y razonamientos de ciertos sabios del siglo XIX, según los cuales, el hombre está formado únicamente de materia, el pensamiento es un simple producto del cerebro, y el hombre un simple azar en el universo. Oponer el hombre al universo, tal ha sido el resultado de la ciencia moderna, y pronto veremos los resultados que podemos esperar de ello. Hoy en día nadie se atreve a negar que el universo está en "crisis". Ninguna persona razonable puede ponerlo en duda, máxime si está bien informado en el tema de las constelación estelares.
 
Astrologos ocultistas
Para el pensador moderno no existe ninguna continuidad, todo es caos, desorden, y el hombre se revuelve ciegamente por un universo no menos ciego que él. Para la tradición, y de forma especial la tradición aria, hay un ciclo que rige las civilizaciones, el Manvatara, "año cósmico" que abraza otros ciclos de duración extraordinaria.
Cada uno de estos ciclos comprende un comienzo, una culminación y un final. Según el cuaternario, en el Manvatara o gran ciclo existe una edad de oro, una edad de plata, una edad de cobre y una edad de hierro. Si presentamos el conjunto del Manvatara por el número 100, tenemos: edad de oro: 40 edad de plata: 30 edad de cobre: 20 edad de hierro: 10 El ciclo presenta una velocidad creciente, exactamente como las cuatro edades de la vida: infancia: 40 virilidad: 30 madurez: 20 vejez: 10 Conturba el pensar que si de niños la infancia nos parece muy larga, el resto de la existencia se nos presenta cada vez más limitado por el tiempo; por ejemplo, la vejez transcurre velozmente. Cada uno de nosotros puede verificar esta ley muy sencilla, aunque al mismo tiempo muy turbadora, por las implicaciones que encierra.
Según la tradición iniciática, los comienzos de la edad de hierro se remontan a mucho antes de los tiempos históricos, o aquellos a los que los hombres modernos dan el nombre de tales, mucho antes de la civilización de los aqueos o de los egipcios antiguos, a una protohistoria de la cual no sabemos nada, ni queda nada, ningún monumento, ningún testimonio, ninguna lengua...

Web interesantes
.
Anuncios

• Portal Ciencias Ocultas alojado en JVS-Networks y mantenimiento JVS
Si deseas enviarme algun articulo, puedes escribir un coreo . correo ciencia
.
.