Signos del zodiaco

- Por Mi
 
astrologia gratis Signos del zodiaco  
 
Inicio  
Presentacion  
Horoscopos  
Tarot  
Astrologia  
Conceptos  
Simbologia  
Hora nacimiento  
Zodiaco  
Carta astral  
Oriente Occidente  
Astrologos ocultistas  
Amor astral  
Signos zodiaco  
Fenomenos paranormales  
Articulos noticias  
Contactar  
   
Publicidad  
 
Si deseas encontrar algo en internet, aqui te ayudamos

Búsqueda personalizada

Signos del zodiaco

Si cada hombre posee una fracción de poder (y ésta es la idea moderna por excelencia), un signo del zodiaco, poseerá siempre el derecho a controlar ese poder. De ahí la idea hoy en pleno auge de consultar periódicamente los signos del zodiacoa y los ciudadanos, fiadores supremos, en cierto modo, del ejercicio del poder de un Estado y poseedores tanto de los rayos de la censura y la repudiación como de aquellos, completamente neutros, de la equiescencia. Un control permanente desemboca en un cambio continuo. Intentar una definición de la unidad es sencillo. La unidad se caracteriza por la permanencia. En bien de todos, en aras del destino armonioso de la colectividad, conviene ahuyentar los deseos individuales, cuyo egoísmo podría poner en peligro a la comunidad. El mando dado por el Cielo, en el sentido en que lo entendían antes los orientales, es un mando permanentecon los signos del zodiaco.    
Signos del zodiaco
Como desquite, el mando otorgado por todos no es más que un poder fugitivo. Suma de todos los egoísmos individuales, acaba por hacer coexistir unos vientos contrarios. El cambio de piloto, reclamado siempre con gran griterío y concedido cada vez dócilmente, desemboca de manera inevitable en un nuevo cambio de jefe y en una nueva ilusión, tras lo cual las masas tornan a refunfuñar. No bastaba con que ese poder fuese variable. Cuando procedía de la unidad se hallaba fundado sobre ella; al proceder de la masa, sólo puede inspirarse en el número. De este modo, el poder se perpetúa de abajo arriba, a la inversa de lo tradicional. Así se vuelve legítimo un poder establecido por consentimiento mutuo entre los gobernantes y los gobernados. Sin embargo, este consentimiento mutuo se pone en tela de juicio continuamente. La inestabilidad se convierte en ley de todo poder, especialmente del poder político. En lugar de dar origen a la estabilidad, el mundo moderno lo da a la inestabilidad. Los defensores del mundo moderno han bautizado crn el nombre de progreso esta inestabilidad. Quien dice pogreso, sobreentiende marchar hacia adelante... En los signos del zodiaco se trata siempre de mañana, mañana y mañana, es decir de un futuro cada vez más apartado. Si el mundo moderno, que se ha divorciado del Cielo, está en marcha, no puede ser sino hacia la tierra, o. dicho de otro modo, hacia la materia.
Ayer, el juez tenía por tarea el aplicar a los hechos los decretos de lo alto. Hoy su tarea no es más que una adaptación pasajera, cambiante, de principios que definen una vaga honradez moral, es decir, un juicio terrestre. Ayer, el poder político venía de uno hacia todos. Hoy cree venir de todos hacia uno.
 
Signos del zodiaco
Como entre los gobernados, los signos del zodiaco no puede haber un consentimiento unánime y duradero, los estados occidentales están regidos por un poder político sujeto a eclipses. Con la autoridad constantemente debatida, ni siquiera un hombre de valía puede emprender más que una obra precipitada, sabiendo, por añadidura, que esta obra será incomprendida muy pronto, negada o destruida.
Partiendo de la concepción de una Tierra creada a imagen del Cielo, en otros tiempos el poder se traducía así:
foto pagina 29
Una botella llena de aceite y agua acaba siempre por separar las capas sucesivas de líquido. Del mismo modo, en los signos del odiaco y en la sociedad tradicional se hallaba articulada en tres clases: la de los sacerdotes, o del poder religioso; la del poder temporal, es decir, la formada por todos los que tenían derecho a llevar armas; y por último, la clase de los comerciantes, artesanos, trabajadores, etc.
Esta jerarquía no implicaba por sí misma ningún valor o contravalor, ya que el precio infinito de un alma es siempre el mismo. Cada uno tenía el puesto que correspondía a sus capacidades. Y debemos hacer notar, en este punto, que una revolución sólo se produce cuando los que poseen las capacidades no están en su sitio. Es indudable que la felicidad humana consiste, para cada uno de nosotros, en que estemos en nuestro verdadero puesto, que es el que corresponde a nuestras posibilidades. Vistas las cosas bajo este prisma, un artesano, por ejemplo, poseía el mismo valor humano insustituible que un gran sacerdote o un jefe militar. Sólo las tareas eran distintas. El sacerdote no podía hacer las del artesano y viceversa. La posibilidad de que uno de ambos suscitase la envidia del otro era absurda, inconcebible. Uno era el padre; el otro, el hijo. Al examinar los símbolos del poder, acabamos de comprobar que la civilización occidental está edificada a la inversa de la civilización tradicional. Por consiguiente, hay que invertir el triángulo tradicional. He aquí, pues, el símbolo que define nuestra civilización contemporánea:
foto pagina 30
La Tierra y los hombres están en lo alto, en tanto que el Cielo, caído de su lugar tradicional y eminente, se encuentra abajo. La jerarquía natural ha desaparecido, y con ella todo sentido del rango. Y si en otro tiempo todo juicio era una función sagrada, hoy queda reducido solamente a una función civil. El hombre ha perdido sus jueces naturales.

Web interesantes
.
Anuncios

• Portal Ciencias Ocultas alojado en JVS-Networks y mantenimiento JVS
Si deseas enviarme algun articulo, puedes escribir un coreo . correo ciencia
.
.